La espirometría

La espirometría es un examen que se realiza para medir la cantidad de aire que puede entrar y salir de los pulmones.

Para realizar este estudio el especialista requiere la utilización de un dispositivo denominado espirómetro, que está integrado por dos piezas: una boquilla y un tubo conectado a una máquina en donde se reflejan los resultados.

 

¿Para qué realizarlo? 

Este es un estudio que indican los médicos para asegurarse de que los pulmones están funcionado de forma correcta, para diagnosticar enfermedades  que puedan afectarlos, como el asma, EPOC o la fibrosis y  hacerle seguimiento a los tratamientos empleados en estas patologías.

 

¿Cómo prepararse? 

En el centro le brindaran las indicaciones para realización de la prueba, que en general incluyen: no ingerir bebidas con cafeína, medicamentos inhalados, y no exponerse al humo del tabaco.

El día del estudio debe llevar ropa holgada que no interfiera con la realización del mismo.

Previo al examen se talla y pesa al paciente, el procedimiento se realiza en posición sentado, se colocan sujetadores suaves para la nariz, para que no se escape el aire.

La persona deberá inhalar profundamente, colocar el espirómetro en su boca con los labios sellados alrededor de la boquilla y después debe exhalar lo más rápido y fuerte  durante la mayor cantidad de tiempo posible, como mínimo 6 segundos.

 

¿Desde que edad se puede realizar la prueba?

La espirometría puede realizarse desde los 5 años de edad

 

¿Hay alguna contraindicación para la realización de este examen?

El estudio está contraindicado en pacientes que hayan tenido en menos de 4 semanas lo siguiente:

  1. Infarto agudo del miocardio (infarto cardiaco)
  2. Cirugía ocular (catarata o retina)
  3. Neumotórax

 

Deja un comentario

Play Video